lunes, 4 de enero de 2010

El cuerpo como Show

Frente a la manera en que los cuerpos humanos son mostrados en nuestra época, no queda más que decir que el cuerpo es el espectáculo de sí. Siempre el cuerpo ha tenido un contenido simbólico y sobre él se han lanzado las redes del poder, pero no es sino en nuestra época en la que el cuerpo asume su rol de exterioridad a sí mismo. La palabra inglesa Show tiene dos significados. Por una parte show es mostrar algo, mientras que ‘the Show’ es un espectáculo. Este doble significado nos indica que lo que aparece, lo conocido, lo mostrado es siempre un espectáculo.

El cuerpo es lo primero que se espectaculariza y de esa manera accedemos a conocerlo, como cualquier valor de cambio. Al convertirse en Show el cuerpo se enajena y se ubica frente a sí mismo como un deber ser para su espectacularización. Al enajenarse también el cuerpo se vuelve un cuerpo cualquiera, inaccesible del todo a quién es su cuerpo, ajeno a lo cotidiano, indispuesto para la experiencia y transformable según su deber ser: el Show. El conocimiento del cuerpo es cedido y la experiencia da lugar al conocimiento médico, desde la pediatría, la cirugía y hasta la geriatría.

Ahora bien, no es que debajo, detrás o dentro del cuerpo exista algo que sea una esencia, en la que este se muestre sólo como tal. No existe el cuerpo en sí mismo, pues pensar aquello sería seguir atando al cuerpo a la religión. Sólo tenemos cuerpos que se actualizan y se abren ante la posibilidad. Sólo que esa posibilidad se encuentra cercada por múltiples discursos de dominación, y uno de ellos, el más actual y potente, y acaso reactualización de la verdad religiosa, es el cuerpo como Show.

Michelangelo Di Lodovico Buonarroti Simone: Estudio La creación de Adán

No hay comentarios: