miércoles, 10 de marzo de 2010

La potencia del capitalismo

¿Cuál fue el paso adelante que dio el poder para rehabilitar su ejercicio durante el siglo XX? Renunciar a la naturaleza, a asimilar su proyecto a una ley natural (aunque queden poderosos recalcitrantes aún). El capitalismo ya descubrió que fuera de la caverna no había nada y que detrás de la lengua no había Dios. Cuando se renuncia a lo divino aparece finalmente la posibilidad de establecer una verdad humana, a sabiendas que es precaria en cada momento de su puesta en práctica. El acto de resistencia, entonces, debe ser poner en cuestión el entramado de aquella verdad; no para volver a una esencia o a algún tipo de dios, sino a fin de abrir la vida a su potencia de ser y no ser.

En este sentido, el capitalismo ha dado un paso importante en su reafirmación sobre nuevos patrones, y al mismo tiempo deja entrever la posibilidad misma de su final.


No hay comentarios: