domingo, 18 de abril de 2010

Lenguaje y potencia

Si en el lenguaje radica una ausencia (la del ente), entonces es en ese lugar, el de la ausencia, donde podemos encontrar la potencia. Porque, al fin y al cabo, nada indica, aunque lo quisieran conservadores y liberales, que el camino desde el ente a la palabra sea un continuo ininterrumpido. Quién se encarga de generar la ilusión de tal unidad en el desplazamiento es la tradición. Lamentablemente, nuestra tradición, sostenida en los pilares de la ciencia, ha agudizado el olvido de la experiencia, dejando de lado la comprensión de la discontinuidad, siempre posible cuando una cultura es capaz de mira a los ojos a otra.

No hay comentarios: