jueves, 22 de abril de 2010

La ausencia de Dios

¿Qué hay en la humanización de Dios en Cristo? ¿No se encuentra ahí el misterio del abandono de Dios al mundo? ¿No es acaso su vaciamiento en la carne también un retiro?, o bien, ¿No trae acaso el cristianismo su propio ateísmo, nuestro ateísmo? Responder todas estas preguntas de manera afirmativa, como lo hace con razón Jean-Luc Nancy, no puede, sin embargo llevarnos a asimilar el ateísmo con la ausencia de religión. Dios se ha retirado del mundo, pero en su lugar ha erigido otras sacralizaciones, marcas al fin y al cabo de su desgarradora huída. Desencantamiento del mundo (Weber), ciencia y gramática (Nietzsche), fetichismo de la mercancía (Marx), el capitalismo como religión (Benjamin), todo ello parte del mejor cristianismo, aquel inseparable de la ausencia de Dios.

Albrecht Dürer (Alberto Durero): Cristo en el Limbo, 1510.

No hay comentarios: