domingo, 20 de junio de 2010

Una vida

¿Qué es lo propio de una vida? Deleuze ha planteado que “Una vida es la inmanencia de la inmanencia, la inmanencia absoluta: es potencia, beatitud plena”. El artículo indeterminado, que además es parte de su célebre artículo final La inmanencia: una vida..., permite adentrarnos en la particularidad y multiplicidad de la vida. No se trata de una vida singular, pero tampoco ( o si se quiere también) es La vida. Aquella imposible superación de lo Uno y lo Múltiple queda aquí expuesto a través de su más relevante categoría: Una vida.
 
Inmanencia de la inmanencia o bien inmanencia absoluta quiere decir que la vida se pertenece a sí misma y cualquier contenido supone la búsqueda errónea de una trascendencia inmanente a la vida. No hay inmanencia en la vida, sino que esta es pura inmanencia y en tanto que tal, es también potencia. Deleuze quiere mostrar la vida como la abertura en sí misma, siempre beata, en el sentido de su inmanente 'más allá del bien y el mal'.

Toda vida aparece en nuestra época llenada de un contenido jurídico que se expande por terror a la violencia, dando pie así a mayor violencia. La trampa jurídica de los Derechos Humanos es precisamente envolver en un manto de sacralidad a la vida, despojándola de su inmanente potencia, o al menos ocultando aquella tras la protección de la vida.

Por ello también la vida se vuelve cada vez más un asunto jurídico, donde nada tiene que decir la vida justa y sólo habla la mera existencia.



No hay comentarios: