domingo, 4 de julio de 2010

Decisión

La soberanía, incluso en la era de la técnica, donde la ciudadanía es entregada en un gesto de despolitización total, sigue manteniendo un trasfondo de irrepresentabilidad, donde ocupa el lugar central la decisión. Ésta hace posible una revitalización de la política misma, dado que la despolitización total no es otra cosa que la absorción de la totalidad de la vida bajo el ejercicio de la política, tal como lo ha retratado Esposito, a propósito de Hobbes y Schmitt. La desición aparece así como el momento de conjunción de la idea con la técnica. Sólo allí reside, en nuestro tiempo, la posibilidad de la política, si por su posibilidad entendemos como condición un contenido determinado de esa idea, lo que se da de manera privilegiada bajo la soberanía del catolicismo, pero que en nuestro tiempo, por lo menos, queda relativizado por la misma hegemonía de la técnica. 

Entonces, una tarea de nuestro tiempo es encontrar el vínculo aún no creado entre la política y la multiplicidad, anulada en cada gesto soberano. Romper con el dominio de lo Uno significa anular de una vez por todas la trascendencia de la política que se cierne sobre la vida. En su lugar, sólo sería posible pensar en un poder no soberano, sino común.

EtiquetteofComfortmain

No hay comentarios: