martes, 21 de septiembre de 2010

Pensar y comunicar

La comunicación es una parte tan fundamental del logos que debemos decir que en éste concepto se extiende permanentemente por todo su cuerpo haciéndolo posible. Heidegger ya había llamado la atención sobre el parentesco posible entre logos y legein, que es propiamente decir algo sobre algo. No hay, de ninguna manera un pensar alejado del decir, y en cuanto tal, el pensamiento es siempre común, comunidad de pensamiento. Disolver la comunidad es pretensión de toda dictadura, aún cuando el totalitarismo contemporáneo cree mostrar su existencia en el consumo.

Comunidad y comunicar no lugares de renuncia del uno hacia el otro, como ha tratado de inculcar el capitalismo actual. Por el contrario, son una misma cosa que va y viene desde la profundidad de la singularidad subjetiva hasta la palabra que la exterioriza. Ni la palabra puede describir a plenitud el mundo de la singularidad, ni ésta puede intentar absorber el mundo en su interior. Esta extraña situación siempre ha generado la extraña sensación de una barrera insoslayable entre lo uno y lo múltiple, cuando en realidad es una brecha constituyente, gracias a la cuál podemos vivir y encontrar un lugar en el mundo, con los otros.

Romper esta dicotomía es una tarea del pensamiento contemporáneo, pero no puede ser llevada a cabo por ningún mesías que unifique la diversidad, sino que es precisamente la tarea de la comunidad.

transformación | Cuadro

No hay comentarios: