martes, 17 de mayo de 2011

En el nombre de la libertad...

Mucho se ha hablado en estos días de la reacción en el Mundo Árabe. Todos nos preguntamos hacia donde puede dirigirse la revuelta y muchos escépticos han visto en la reacción un ‘volver a lo mismo’, como si la experiencia misma de la revuelta fuese insignificante frente a los poderes que sobre ella se ciernen. A propósito de aquello, quiero citar a Maquiavelo, para darnos un poco de aire fresco:

“Y quien pasa a ser señor de una ciudad acostumbrada a vivir libre y no la destruye, que espere ser destruido por ella, pues en la rebelión siempre encontrará refugio y justificación en el nombre de la libertad y en sus antiguas instituciones, cosa que jamás olvidan a pesar del paso del tiempo y de la generosidad del nuevo señor”[1].

Siempre podremos esperar que la antigua institución sea la experiencia de la libertad misma, es decir, no Mubarak, sino la Plaza Tahrir.



[1] Maquiavelo, Nicolás, El príncipe, Fondo de Cultura Económica, Alianza Editorial, Madrid, p. 46.


No hay comentarios: