jueves, 6 de octubre de 2011

La 'imagen tapadera'

Una antigua tradición católica consiste en adorar una imagen que sólo es presenciada una vez al año, como ocurría con la imagen de la Vírgen Inmaculada y a la cual Leonardo contribuyó con un ‘cuadro tapadera’. El cuadro de Leonardo llamado La Virgen de las rocas muestra a María con Juan Bautista y un ángel, todos pequeños bajo la grandeza de la virgen. Así, la imagen tapadera es una imagen que encubre la verdadera imagen de culto, siendo una perfecta muestra del poder de la Iglesia. Como sabemos, ésta llama a María ‘Imagen de la Iglesia’, es decir, le confiere, finalmente, el rol de soberana. Esta es una representación del poder sobre la que debemos indagar. Mientras la imagen tapadera muestra a María acompañada, haciendo posible el gobierno del mundo, la soberanía descaza en la misteriosa María que sólo se ve una vez al año. El resto del tiempo, permanece como simple nombre. Si el gobierno se encuentra signado por la presencia de Dios encarnado y sus ministros, llama la atención que la Virgen aparezca en primera plana para sostener el misterio que se haya tras ella y que es ella misma, de forma que el misterio que sostiene la imagen pública, es otra imagen, un tanto diferente. Sólo imágenes superpuestas como éstas pueden dar cuenta de la relevancia de la imagen en el sostenimiento de la política y su vínculo con la teología que aún no ha sido desmantelado.

No hay comentarios: