martes, 6 de marzo de 2012

Comentario a las tesis sobre el concepto de historia en Benjamin


El pensamiento de Walter Benjamin ha tenido un impacto fundamental en la filosofía contemporánea, introduciendo en ella un aire nuevo y una multiplicidad de posibilidades de interpretación de nuestro propio tiempo. Visionario, pero sobre todo revolucionario, el pensamiento benjaminiano suele estar plasmado en fragmentos, escritos muy densos pero de corta extensión, incluso a veces se vuelve enigmático y difícil de comprender. Muchos de sus escritos sobrevivieron al azar de la historia, como si fueran la plena comprobación de lo acertado de sus planteamientos teóricos. Uno de los casos más emblemáticos, en este sentido, son sus tesis sobre el concepto de historia, uno de sus escritos más divulgados y sobre los cuáles se pueden sacar infinitas reflexiones, de forma que su actualidad está aún lejos de agotarse.
La preocupación de Benjamin por la historia y la tradición se encuentra siempre vinculada a su propia experiencia en el mundo. Benjamin no busca ser un historiador y menos un filósofo de la historia, tradición iniciada con Hegel. En oposición a toda teleología, el pensamiento benjaminiano trata más bien de evidenciar la ruptura con la tradición, la irrupción de nuevas épocas y la posibilidad cierta de cambiar el mundo actual aprehendiendo la historia con sus caras ocultas, con su reificación a través del mito y la invisibilización de quienes verdaderamente han cargado en sus espaldas con la barbarie de la opresión disfrazada de grandes gestas o maravillas de la cultura occidental.
Benjamin interrumpe el cuento narrado por los vencedores y lanza una mirada acusadora a toda la historia de la humanidad para mostrar cómo en nuestra época la excepción ha devenido en la regla para anular la libertad de los oprimidos en pos de la instalación de un concepto de tiempo vacío y homogéneo. De ahí que el concepto de historia benjaminiana sea fundamentalmente crítico con la noción de tiempo misma sustentada por el progresismo y el historicismo, ambos sustentados por la socialdemocracia europea. Todo ello, con el claro fin de oponer una nueva visión de la historia a un enemigo mortal, el fascismo. Sin comparar a la socialdemocracia con el fascismo, Benjamin verá en ella un actor cómplice, que engañando al pueblo con su promesa desarrollista anulará la fuerza del proletariado para enfrentar de manera efectiva el avance del fascismo.
Benjamín asume, en las tesis, una tarea política, que es la de entregar al materialismo histórico las herramientas para llevar a cabo un análisis profundo de la historia de la humanidad y la posibilidad concreta de la revolución. Y lo hace de la manera más inesperada, trayendo al pensamiento de la tradición al presente absorbiéndolo para ser usado en su tiempo. Concretamente, el rescate de la teología, puesta al servicio del materialismo histórico, da a Benjamin una capacidad de renovación del pensamiento absolutamente inédito, tanto que es en nuestros días en que sus palabras adquieren mayor comprensión por los investigadores, que en su tiempo le fueron esquivos.
En este sentido, variados autores, vinculados sobre todo al pensamiento biopolítico, han rescatado la idea benjaminiana del estado de excepción para evidenciar cómo en nuestra época se hace más necesario que nunca una crítica al tiempo y a la historia de contenido teleológico. La pervivencia de formas políticas heredadas del fascismo, que recién en el siglo XXI nos hacen entrar en razón de su existencia, hacen que el pensamiento de Benjamin tome aún más fuerza para la interpretación y, por qué no, el rescate de la tarea que el pensador alemán dejó boteando para los verdaderos revolucionarios, hacer saltar la época en la que vivimos.
Se ha tomado la decisión de llevar a cabo un análisis de las tesis que permita iluminar varios pasajes oscuros y enigmáticos para la comprensión del pensamiento de Benjamin sobre la historia. El orden del análisis respeta el contenido mismo de las tesis, en ocasiones juntando algunas de ellas, dada la cercanía temática evidente. De esta manera, se puede entender el presente texto como un comentario a las mismas, pero también una lectura contemporánea. Asimismo, se utilizan algunas fuentes externas a las tesis, lo que ocurre pocas veces, con el fin de dar mayor claridad al análisis, dado que otros fragmentos de Benjamin se refieren a los mismos temas. Finalmente, es necesario explicar que la traducción utilizada de las tesis es la llevada a cabo por Pablo Oyarzún, dado que entre las varias que existen en lengua española, muestra una gran comprensión de los conceptos más difíciles y lleva a cabo una importante comparación entre los textos en alemán y francés.
  


No hay comentarios: