lunes, 23 de abril de 2012


La experiencia es una imagen que nos atraviesa. Que ingresa a nuestro cuerpo por cualquier poro abierto y se mueve en el interior como un parásito. Vive de nosotros, nos carcome y se queda a vivir alojada en el que siempre iba a ser su hogar. Habita deformada por los ácidos estomacales, y encuentra allí su verdadero rostro, el mismo de su origen siempre imposible en el cuál apenas notamos que es nuestra misma casa. Eso es un quiasmo. Algunas imágenes se nos vuelven a aparecer, con toda su deformidad, como un espejo en el que advertimos el momento de nuestra muerte, la de cada día. Tal es la experiencia hecha memoria.

 Ojo de pájaro.

No hay comentarios: