viernes, 4 de mayo de 2012

Desarraigo en la imagen


Todo desarraigo humano es el desarraigo de una imagen. Pero la imagen no es una imagen, sino la diferición de temporal y espacial de otra imagen. No ha de pensarse en una primera imagen inmóvil, sino mas bien en la imagen que ya imaginamos como una primera imagen diferida. El origen no es más que otra imagen, tan sólo que en ella se ha revelado a través de los tiempos el misterio de la imaginación, la inseparabilidad entre el mundo de las ideas y el de las cosas. La historia no puede escindirse, entonces, de la metafísica.

 Peter Brueghel, el viejo. La caída de los ángeles rebeldes, 1562.

No hay comentarios: