lunes, 11 de noviembre de 2013

Pensar es una forma exquisita de sentir


Pensar es una forma exquisita de sentir. La más terrible y devastadora, la más hermosa y sensible. Al pensar nos exponemos a lo otro y lo otro nos expone. Por eso el hiato que conforma este sentimiento nos indica una imposibilidad de apropiación. Nunca llevamos a cabo el pensamiento, sino que él mismo es por esencia lo inacabado, lo que experienciamos en la imposible pertenencia. Hay cierta idea de sujeto, sin embargo, que ha creído conquistar el pensamiento como quien agarra una cuchara con sus manos, engañando a los sentidos. En realidad esta es la burda operación de una orientación del deseo que anhela la consumación de su ser, siempre dominante y en búsqueda de poder. Contra la propiedad del pensamiento debe alzarse, entonces, la crítica fundamental de toda propiedad.

Khaldoun Al Rushd, Holos, 2013.

No hay comentarios: